Normativa reguladora de los descalcificadores salinos

Desde Aquasonic nos hacemos eco  de una noticia que cambiará el panorama de los descalcificadores de agua.

Recientemente, se está implantando una nueva normativa (que opera ya en otros países) que prohíbe la instalación de descalcificadores salinos, debido al grave impacto medioambiental que provoca la presencia de altos niveles de sodio en los descalcificadores tradicionales de sal.

Ejemplos de esta normativa son varios países pioneros en la prohibición, regulación o restricción parcial de los equipos descalcificadores salinos, por el grave impacto medioambiental que genera.

Uno de los países es Estados Unidos, en donde algunos estados tienen incluso proyectos de ley que regulan el uso de estos descalcificadores.

¿El motivo? No cumplir los estándares medioambientales debido a la gran cantidad de sal (y por consecuencia sodio) que provocan daños en los cultivos, acuíferos o sistemas sépticos privados (entre otros).

Otro claro ejemplo es uno de los países punteros de Europa y con una de las mejores calidades de vida a nivel mundial, como es el caso de Dinamarca, quien tiene unos criterios de calidad con respecto al agua muy estrictos.

Concretamente,  la normativa Godkendt til Drikkevand  establece los requisitos sobre cómo tratar el agua potable, y los descalcificadores salinos, dado que alteran la composición química del agua y su potabilidad, no pueden ser comercializados a nivel doméstico.

Son numerosos los estudios y normativas que regulan la cantidad de sodio por litro que puede llevar el agua para el consumo humano (beber, cocinar, preparar alimentos u otros usos derivados y/o similares), y existen normativas tanto nivel europeo (98/83/CE) como a nivel nacional (Real Decreto 1620/2007) que limitan específicamente (200mg/litro) la cantidad de sodio en el agua.

Además, varias páginas de referencia en cuanto a salud y bienestar, de las cuales nos hacemos eco en este post, afirman que los descalcificadores salinos son un problema para la salud, aportando incluso exámenes nacionales de salud (como el estadounidense NHANES III, realizado sobre 34.000 personas), en los que, entre otros, la periodontitis y la descalcificación domestica tenían una relación positiva.

Principales inconvenientes de los descalcificadores salinos:

  • Emplean sal y químicos para ablandar el agua
  • Elevado gasto en su instalación y mantenimiento
  • Mantenimiento infinito (recarga constante de la sal, revisión de válvulas, etc.).
  • Perjudiciales para la salud

 

Aquasonic, por el contrario, es un sistema innovador que funciona de manera ecológica y respeta las propiedades físicas y la mineralización del agua.

Además, tiene una vida real ilimitada, no requiere ningún tipo de mantenimiento ni añade ningún tipo de producto adicional (ausencia de químicos) al agua. Es también, la mejor alternativa a los descalcificadores tradicionales salinos, ya que no desperdicia nada de agua y sobre todo, favorece el ahorro energético en nuestra instalación.

Es por todo esto, que Aquasonic se presenta como la alternativa ecológica e innovadora ante los ya obsoletos, contaminantes y perjudiciales descalcificadores tradicionales salinos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’.

ACEPTAR
Aviso de cookies